669 080 991

Si tienes dudas

¡Llámanos!

Baterías Agm 

Hay 9 productos.
Las baterías AGM, también conocidas como baterías de plomo, baterías de electrolito absorbido o baterías secas (las siglas AGM significan Absortion Glass Mat), están elaboradas a base de fibra de vidrio absorbente. De esta manera, y gracias a esos estupendos materiales, al acoplar la batería y meter el electrolito líquido, la fibra AGM lo absorb...
Las baterías AGM, también conocidas como baterías de plomo, baterías de electrolito absorbido o baterías secas (las siglas AGM significan Absortion Glass Mat), están elaboradas a base de fibra de vidrio absorbente. De esta manera, y gracias a esos estupendos materiales, al acoplar la batería y meter el electrolito líquido, la fibra AGM lo absorbe de igual manera que si se tratara de una esponja. Cabe señalar que este tipo de baterías incorpora los mismos beneficios que las baterías de gel salvo con una distinción que se traduce en un valor añadido: las baterías de plomo o baterías AGM tienen mayor capacidad a la hora de soportar la tensión de carga con la que suelen operar las baterías habituales. Y todo ello sin la necesidad de realizar ninguna clase de rectificación al sistema de carga. 
Más información...
Mostrando 1 - 9 de 9 items
Mostrando 1 - 9 de 9 items

De esta manera, las baterías AGM se convierten en una excelente y práctica opción para aquellos tipos de instalaciones solares que están mediatizadas por la inmensa y veloz potencia de descarga de las baterías acopladas. Además, la ventaja de rellenar su carga hasta niveles de tensión característicos de las baterías de plomo-ácido, hace que no sea necesario recalibrar la carga, lo que, en el caso de las baterías de gel, resulta indispensable. En cuanto a los posibles choques y vibraciones que puedan sufrir este tipo de baterías, cabe mencionar que las mallas de vidrio que revisten las placas generan una especie de carcasa o soporte que absorbe los posibles daños. Otro rasgo interesante de las baterías AGM radica en su capacidad recargable, sus materiales sellados y el empleo de plomo ácido. Este último punto es clave, ya que, gracias a este acabado, las baterías no precisan de ningún tipo de mantenimiento, así como tampoco será necesario preocuparse por mantenerlas suficientemente ventiladas. Todo esto convierte a las baterías AGM en una magnífica opción para incorporar ya sea en el sector fotovoltaico o industrial o también en el caso de usarlo en el terreno doméstico.